Ceeim-Marbyt-Sello-EIBT-2024.jpeg

El sello EIBT da alas a Marbyt para “llegar a ser centro tecnológico de bioinformática”.

Esta es la meta a 10 años que se ha propuesto esta joven empresa, según apunta Francisco Huertas López, CEO y cofundador de la startup que avanza dando pasos seguros, tras ganar en enero de 2023 el ‘Premio Emprendedor del mes’ que otorga el Instituto de Fomento.

 

Marbyt surje en 2019 como consultora técnica enfocada al desarrollo de software específico para el mundo de la investigación, dejando su impronta, por ahora, en más de 30 proyectos con grupos y empresas en el campo de la biotecnología, y aportando sus estrategias bioinformáticas a la resolución de problemas muy específicos.

Fusionando su experiencia en laboratorios con la innovación informática, la consultora logra transformar tareas complejas y repetitivas en procesos automatizados y simplificados mediante algoritmos, logrando un ahorro significativo en tiempo y recursos a los investigadores.

Tras su galardó hace un año y entrada en la incubadora de startups innovadoras y tecnológicas del CEEIM , la startup ha obtenido ya su certificación como Empresa Innovadora de Base Tecnológica (EIBT), una marca gestionada desde este centro europeo CEEIM y que se entrega a las sociedades que acreditan su potencialidad como proyecto novedoso de primer nivel ante diferentes agentes inversores, instituciones concedentes de ayudas y posibles socios.

Sobre el valor que aporta les aporta este sello de cara a la expansión internacional de la empresa y de sus planes para revolucionar  la biotecnología con la informática habla Francisco en esta entrevista.

Entrevista

Pregunta (P). ¿A qué os dedicáis?

Respuesta (R). Marbyt se dedica a la realización de proyectos de investigación en distintas áreas de la biotecnología, como es en salud o agrotech, en los que, por la naturaleza del proyecto, son necesarios tanto el análisis de datos masivos, creación de modelos de inteligencia artificial como la modelización molecular.

P. ¿Cuál es vuestro mayor valor en el mercado?

R. Nuestro mayor valor es el personal técnico, que integra tanto la visión biotecnológica y de biología molecular, como las capacidades técnicas e informáticas capaces de ejecutar correctamente los retos a los que nos enfrentamos.

Desde que hemos salido al mercado, hemos trabajado en más de 30 proyectos de investigación con grupos y empresas de distintos sectores de la biotecnología, aportando nuestras estrategias bioinformáticas a la resolución de problemas muy específicos. 

Servicio 360º

P. ¿Y cuál es vuestro servicio estrella?

R. La doble visión biológico – informática es lo que mejor nos caracteriza. No sólo somos capaces de entender a la perfección lo que necesita nuestros clientes y colaboradores, sino que también somos capaces de idear una estrategia completa para llegar a su solución, implementando herramientas y desarrollando nuestro propio software para ello.

Internacionalización

P. ¿Cómo definirías vuestro momento actual como startup?

R. Estamos en la transición hacia proyectos de investigación más ambiciosos, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, estableciendo sinergias con profesionales de primer nivel del mundo de la biotecnología. Además, ya estamos ejecutando un proyecto propio enfocado en salud con un potencial increíble.

El equipo humano que compone el núcleo duro de Marbyt, en CEEIM.

P. ¿Con qué finalidad habéis querido obtener el sello EIBT?

R. Reconocimiento como empresa innovadora de primer nivel. Que una institución como ANCES, junto a su comité de expertos evaluadores, donde integra a organismos como CDTI, EOI, ENISA o el Ministerio de Industria y Turismo, validen y certifiquen la potencialidad de Marbyt es todo un avance para nosotros.

P. ¿Qué ventajas crees que puede aportar a tu empresa tener el sello EIBT?

R. Uno de nuestros mayores hándicaps de cara a nuevas colaboraciones y proyectos de investigación es la juventud de la empresa. Aunque todos los integrantes de Marbyt tenemos una gran experiencia previa en distintos campos de la investigación, el recorrido temporal de la empresa es relativamente corto, lo que puede poner en duda nuestro potencial.

El sello EIBT nos reconoce como empresa innovadora de base tecnológica y estamos seguros que nos va a aportar un nivel más de confianza de cara a nuevos proyectos y nos permitirá llegar a mucha más gente.

Conocimiento

P. ¿Cuántas personas integran vuestro equipo humano y cuál es su cualificación profesional?

R. El núcleo de la empresa está formado por Emilio Manuel Serrano, Doctor en Biología Molecular, David Martínez, Bioinformático, programador especialista en automatización, y Francisco Huertas, Bioinformático y científico de datos.

P. Como empresa y equipo emprendedor, ¿Dónde os veis dentro de 10 años?

R. Nuestro objetivo a largo plazo es el de convertirnos en un centro bioinformático de referencia, pasando de un centro de apoyo a la investigación hasta centro tecnológico.

Es un objetivo demasiado ambicioso a conseguir en los próximos 10 años, pero es a donde apuntamos. Esperamos para entonces tener un equipo multidisciplinar, mucho más fuerte en áreas más especializadas de la biotecnología.

P. ¿Qué consejo le darías a una persona que está dudando en emprender? 
R. Si tiene una buena idea y un mínimo colchón para poder permitirse al menos unos meses de prueba, le diría que se lanzase sin miedo.

Hoy en día no es caro emprender, y hay distintas técnicas para ir haciéndolo poco a poco sin hacer una excesiva inversión.

En el peor de los casos, va a aprender mucho de temáticas de las que probablemente desconocía y va a adquirir experiencias inolvidables.

 

 

 

 

 



X