Consejos y recomendaciones

Ahora más que nunca, desde CEEIM, queremos seguir apoyándoos a capear estos tiempos tan complicados reafirmando nuestro compromiso con todo el ecosistema de emprendimiento tecnológico de la Región de Murcia.

¡Estamos juntos en esto!

La situación COVID19 sigue llenando de incertidumbre el panorama económico y social actual, afectándolo innegablemente a corto y medio plazo. Es por esto que la capacidad de reacción y adaptación al cambio de vuestras empresas marcará su porvenir.

¡El momento de actuar es ahora!

Las cosas se están poniendo complicadas, pero en estos momentos es cuando el gen emprendedor debe salir a relucir. Os animamos a seguir creando, innovando, buscando nuevas oportunidades y aportando lo mejor de vosotros mismos. No pretendemos dar con la fórmula magistral que resuelva la situación, sino a aportar desde la experiencia nuestra ayuda; ayuda en forma de reflexión grupal de todo el equipo de CEEIM con las siguientes líneas que esperamos os inviten a reflexionar y, sobre todo, a actuar.

  1. Las personas son lo primero. No olvidéis lo que es uno de los paradigmas de la ciencia de emprender y conforma. El pilar fundamental de cualquier proyecto: ¡el EQUIPO!. ¿Cuántas veces lo habéis leído y/o escuchado de boca de los inversores?. Sin personas no hay ingresos, métricas, rondas de inversión ni exits. Cuida lo más valioso que tiene tu proyecto, crea un ambiente de trabajo seguro instaurando durante estos días el trabajo en remoto desde casa. El teletrabajo es a día de hoy la opción más segura y más recomendable. No hay que obviar que la productividad puede verse afectada temporalmente, pero seamos realistas: lo primero es lo primero.
  2. Establece un protocolo para el teletrabajo en tu empresa. Identifica qué buenas prácticas puedes poner en marcha, haz pruebas en tu estructura, modifica, ajusta e implementa tu propio protocolo de trabajo en remoto. En esto sois los mejores, metodología lean al máximo exponente y ¡cuanto más rápido mejor!. Es aconsejable no empezar de cero y apoyaros en ejemplos prácticos de otras empresas disponibles en plataformas y medios especializados en trabajo y gestión de equipos en remoto para elaborar vuestro propio documento. ¡No os perdáis los webinars y la formación que está ofertando el ecosistema debido a las circunstancias excepcionales!.
  3. Refuerza la comunicación con todo el equipo. Tener un sistema de comunicación ágil y fluido entre el equipo es importante, pero en estas circunstancias es ¡VITAL!. La intercomunicación entre departamentos, directivos y equipo debe ser natural y deberás asegurarte de que TODO tu equipo se encuentra en contacto, incluso más allá de lo que afecta estrictamente al propio trabajo. Es momento de crear, de dar con nuevas ideas y soluciones, en la mayoría de las ocasiones, resultado de juntar diferentes mentes que se pierden y divierten colaborando. Ten en cuenta a tu equipo y sus ideas, es tu responsabilidad como fundador de generar esa cultura dentro de tu proyecto. ¡Pregunta y anima a que la gente aporte nuevas visiones!.
  4. Acepta la situación y ¡planifícate!. Nadie (y el que diga otra cosa posiblemente no diga la verdad) sabe qué va a pasar en los próximos meses. Es importante que seas sincero contigo mismo y transparente con el equipo. Es momento de intentar (y reiteramos “intentar” porque no es tarea sencilla) analizar qué posibles escenarios se presentan para tu proyecto en el futuro más cercano. Traza un horizonte temporal hasta llegar a verano, 5 – 6 meses, y trata de identificar los principales hitos y situaciones que afectarán a tu negocio. Ordena estos hitos de mayor a menor según el efecto que tendrían sobre tu negocio y trabaja sobre los más significativos. Es aconsejable que “limpies” tu hoja de ruta, te deshagas de acciones prescindibles y te centres en los hitos innegociables, definiendo un road map y unas proyecciones financieras coherentes y claras para hacer frente a la situación los próximos meses. Es recomendable proyectar varios escenarios posibles. ¡Piensa diferente y actúa!
  5. Adapta tu propuesta de valor. ¡Párate y escucha a tu entorno!. Proveedores, clientes, inversores y cualquier agente relacionado con tu proyecto está en una situación similar. Entiende que pueden haber cambiado sus necesidades y que la solución ofrecida debe pivotar consecuentemente. El porvenir de tu proyecto dependerá de tu habilidad para seguir ofreciendo valor a tus clientes bajo estas nuevas circunstancias. Analiza qué cambios y estrategias debes seguir para mantener tu cartera. ¡No descuides a tus clientes!.
  6. Reduce tus gastos. ¿Qué gastos son prescindibles para poder sobrevivir?. Efectivamente no es momento de volverse loco y hacer nuevas inversiones. Deberás analizar tu estructura de costes, identificar cuáles son esenciales para el core del negocio a corto plazo bajo el nuevo plan de contingencia elaborado y deshacerte de todo gasto superfluo. Identifica cada euro que sale de la caja y analiza si es necesario en el corto-medio plazo. Optimiza inversiones ya programadas o que estén en marcha, renegocia las condiciones.
  7. Cuidado con la caja. Tu nuevo objetivo y prioridad a corto plazo debe ser de qué forma vas a obtener liquidez. Analiza el runway del proyecto bajo el nuevo escenario y planifica de dónde vas a sacar el dinero para no quedarte sin caja. Habla con tus proveedores e intenta negociar el periodo de pago de tus facturas. Una buena alternativa para financiar ese mínimo de caja que permita sobrevivir es la póliza de crédito u otros instrumentos de financiación tradicionales. Si ya los tienes contratados, vigila las condiciones y sobre todo el vencimiento y, en su caso, renueva su duración.
  8. Valora opciones alternativas de financiación. Ante esta situación de incertidumbre no sabemos cómo responderán los mercados de capitales. Estamos viviendo sesiones dispares con subidas y caídas que parece que los estímulos públicos tanto de Bancos Centrales como de la propia Administración no están controlando. Puede ser un buen momento de buscar financiación en otros mercados. Infórmate de los tipos y las compañías que se dedican a financiar circulante (existen plataformas online accesibles): anticipo de facturas, factoring, confirming… Los principales inversores privados, redes de inversión y fondos de Venture Capital mantienen sus políticas y estrategias de inversión intactas por lo que puedes plantearte buscar su apoyo. Otra alternativa puede ser acudir a campañas de crowdfunding que en otras épocas difíciles han funcionado bien.
  9. Ajusta tus proyecciones financieras. Nuevas realidades implican nuevas acciones, por lo que deberás ir ajustando tu modelo financiero en base a la información que vayas adquiriendo. Idea y analiza formas alternativas de conseguir ingresos y de cómo conservar los recursos mínimos de los que dispones. ¡Deshazte de lo prescindible!. No te olvides de tener en cuenta las facturas pendientes de pago, los gastos “seguros” que tendrás (salarios, seguros sociales, impuestos…), cuenta con posibles impagos de clientes, etc. Es decir, genera un escenario (i) pesimista bajo unas condiciones drásticas de incertidumbre económica, (ii) un escenario normalizado con lo que piensas que es más probable que puede ocurrir y (iii) otro optimista con soluciones adaptadas a la nueva situación extraordinaria.
  10. ¡Asesórate y acude a profesionales! Si necesitas ayuda, tienes dudas sobre alguna temática concreta o simplemente buscas consejo o la opinión de un tercero con experiencia, desde CEEIM estamos encantados de ayudarte.

Recuerda: #EsteVirusLoParamosUnidos.

X